jueves, 28 de enero de 2010

A JUAN CARLOS ESTEBAN ¿QUIÉN ES EL DIFAMADOR?

La calumnia es el único recurso que les queda a quienes se niegan a reconocer el PUNTO FINAL de una tesis, en este caso, la del Gardel francés.

Bertha Gardes no era una mansa paloma”

Esta frase, que Juan Carlos Esteban me adjudica con su habitual patología difamatoria, en la página LOS AMIGOS DE GARDEL, bajo el título “GARDEL: LA VERGONZANTE ACTITUD DE UNA DIFAMADORA apareció originalmente en una publicación firmada por Gilberto Castillo, con el título:

"Carlos Gardel: hijo de un acto de incesto"
http://www.verbienmagazin.com/CentralGardel.html

Escribí a la página defendiendo el honor de la familia Escayola, porque es FALSO que Gardel haya sido hijo de un acto de incesto, (Ver parecido con los Oliva) y también el de Berta Gardes, de quien se dice que "no era una mansa paloma" que "de aventura en aventura queda embarazada".
La página de comentarios lleva un acápite que dice:
“Su opinión nos interesa. Con respeto y sinceridad, háganos saber lo que piensa sobre cualquier cosa. Nosotros lo reproduciremos para todos nuestros lectores. Escribanos a contacto@verbienmagazin.com

Mi carta está publicada entre los comentarios que pueden verse en:
http://www.verbienmagazin.com/Digalo.html

Lamentablemente, a pesar de la buena disposición del Sr. Gilberto Castillo, la persona que se ocupa de reproducir los comentarios comete muchos errores de interpretación, tipeo y compaginación.
La nota que envié llevaba comillas y una separación al reproducir la primera frase.
4) “Bertha Gardes no era ninguna mansa paloma.”

A pesar de los errores, cualquier persona que hubiera leído la nota COMPLETA y que contara con un átomo de inteligencia hubiera entendido que yo estaba defendiendo a Berta, menos el Sr. Esteban, lo que nos pone frente a dos posibilidades:
O es un retrasado mental o prefirió practicar la bajeza publicando sólo lo siguiente:

"7.- Por otra parte su ensañamiento particular con Bertha Gardes no se detuvo. El 24 de abril de 2008, en el Sitio "VER BIEN Magazine" de Colombia, con un lenguaje sesgado y simulador, la descalifica arteramente "Bertha Gardes NO ERA NINGUNA MANSA PALOMA", -transcribe - para, de inmediato, "justificarla". "Posiblemente así fuera, pero: Para qué enturbiar la imagen de una mujer, que, a pesar de sus "CIRCUNSTANCIAS" (?) fue la única que cumplió el rol de madre"

La nota corregida y publicada posteriormente en Ver Bien Magazin, también adolece de errores de compaginación, de falta de comillas y aclaraciones que no fueron corregidos a pesar de haberlo solicitado.

Me hago responsable de lo publicado en mis blogs y en mis páginas pero no de los errores que se producen en otras.

Es Juan Carlos Esteban quien frecuenta los caminos oblicuos y despreciables reñidos con la ética y la moral.

Reproduzco el párrafo completo en el que hablo de Berta Gardes y del que el Sr. Esteban tomó sólo lo que convenía a sus indignos propósitos. Resalto lo que el Sr. Esteban eligió no ver:


“4) Bertha Gardes no era ninguna mansa paloma. Posiblemente así fuera, pero ¿Para qué enturbiar la imagen de una mujer que, a pesar de sus circunstancias fue la única que cumplió su rol de madre con Gardel. Siempre las puertas de su casa estuvieron abiertas para él y en la medida de sus posibilidades, le proporcionó una identidad cuando no la tenía y lo apoyó en todo momento. Fue Gardel quien la rechazó al principio porque no se resignaba a ser el hijo de una oscura planchadora cuando sabía que provenía de una familia aristocrática. El amor a su madre adoptiva, Berta Gardes, fue algo que tuvo que aprender de a poco y que se fue agrandando con el tiempo. Un amor puesto en duda por algunos por aquello de “dime de que alardeas y te diré de qué careces”. Yo encuentro natural que haya llegado a querer profundamente a esa mujer que le brindó generosamente lo que su madre biológica le negó, al margen de las razones poderosas que hubiera podido tener para hacerlo. El punto que marca la fe y el amor que sentía hacia ella, de los que muchos han dudado, queda probado por uno de sus últimos actos en Argentina: El 23 de febrero de 1933 alquila un cofre en The First National Bank of Boston a nombre de Berta Gardes y Carlos Gardel, con acceso INDISTINTO. Un hecho aparentemente tan “material”, es prueba definitiva de la fe, la confianza y por consiguiente el amor que Gardel llegó a profesar a Berta Gardes. Es prueba irrebatible de que era el ser en quien más confiaba en la tierra y de que era también la persona a quien más se ocupó de asegurarle el bienestar económico en el caso de que a él le ocurriera una desgracia. Si bien se ha hablado mucho sobre el testamento ológrafo que Defino le“aconsejó” redactar a Gardel para que Berta no tuviera “inconvenientes” en caso de su fallecimiento, éste ya se había ocupado ANTES, y sin mediar “consejo” de nadie, de dejarle a Berta, dentro del cofre al que ella tenía acceso aún en caso de desaparición del cantor porque también era locataria titular de la caja, desde el 23 de febrero de 1933, títulos del Banco Hipotecario Nacional por valor de $72.000.000 m/n. Teniendo en cuenta que la casa de Jean Jaurés costó $50.000 m/n, se trataba de una suma muy importante. Este tema da para mucho pero lo dejo aquí porque sólo quería enfatizar quien era la persona en quien él más confiaba y a quien él más amaba en el momento de su muerte. Tratemos entonces de dejar de lado todo lo que pudiera enlodar su memoria.
Abril 24 de 2008"

**************************
Recuerdo a los lectores que todo este resentimiento que devino en un ataque constante hacia mi persona nace de la frustración que le produjo al Sr. Esteban que me haya citado la Comisión de Cultura del Parlamento Uruguayo en junio de 2008, junto con las autoridades del Museo Pedagógico para escuchar nuestro informe sobre la escolaridad de Carlos Gardel en Montevideo.

El C.E.G., Juan Carlos Esteban y el Parlamento Uruguayo
UNA SUPUESTA GESTIÓN EXITOSA

Puede ver también el estudio que le puso el PUNTO FINAL a la tesis del Gardel francés:
AUTÉNTICA ESCOLARIDAD DE CARLOS GARDEL


Y la fantasía irracional y demostración de ignorancia desarrolladas al intentar descalificar la importancia testimonial de un documento fotográfico
**

No hay comentarios:

Publicar un comentario